Brillos satánicos

El brillo en el metal que aparece en toda poesía con sus blancos increíbles,
satánico pues
como todo lo brillante.

Todo lo que brilla solo bajo la luz de la noche.
El diablo pone a bailar a todos,
esclavos roncos uniformes.
No avnanzan,
sólo dan consejos viejos
sólo repiten sus nombres.

Algunas calles

Anuncian el vuelko estilizado los antroposcénicos.
Hablan en su idioma,
cuentan sus monótonas historias
que ocurren en cualquier casa.

Canciones de noche llenas de humo.

Nada nunca ha cambiado,
sólo la música por la que nos deslizamos
entre las calles y las bardas graffiteadas.
Nombres de guerra,
violencia ancestral.

Desamor

Me escondo de la lluvia de lo irrescatable,
de eso que se fue.
Esas uñas que cortan la piel.
Esas horas en las que me muero.
Soy de plata, malo, espiral.

Nube morada

Miraba todas la señales de las mujeres hacían y creía en ellas,
para mi eran palabras,
verdades.
Pero era sólo movimiento temporal.

Me quedé ciego el día del eclipse anular.
Me quemé la cornea para siempre.

Jamás dejaré de alucinar probablemente.
Siemrpe viendo mil gaviotas partirse en 10 000 gaviotas.
Gaviotas cuánticas que aparecen y desaparecen.
Gaviotas que están en dos sitios al mismo tiempo.

Todo desaparece del foco,
en su lugar sólo queda luz morada,
una nube morada.

Sin fumar

No creerías la soledad en la que me encuentro,
no me malinterpretes,
no me siento solo,
Estoy solo.

No me malinterpretes,
no me importa estar solo.

No creerías lo cínicos que fueron todos,
desde la playa nublada hasta las largas esperas,
hasta la culpa que caía en mí.
Los recuerdos no se van,
se atreven a volver como si fueran presente.
 
Licencia de Creative Commons
Algo y Universo by Felipe de Jesús Robles Figueroa is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en algoyuniverso.blogspot.com.